Resolución del PCE-EPK ante la crisis del «coronavirus».

1º.- Llamamos a toda la población a seguir estrictamente las indicaciones de las Autoridades Sanitarias. Calma, responsabilidad y solidaridad ante las dificultades. Así mismo señalamos la irresponsabilidad de los actos de acaparamiento, de utilización indebida de los servicios sanitarios o sociales y de la difusión de bulos e informaciones sin fuente oficial.

2º.-  El PCE-EPK muestra todo su apoyo al personal sanitario, de servicios sociales, o infraestructuras claves y de protección civil y pide que todas las administraciones públicas prioricen su reforzamiento en estos momentos, en los que resulta evidente la importancia de contar con un sector público de calidad, bien atendido presupuestariamente y debidamente fortalecido por políticas de defensa de lo publico. 

Instamos a los Gobiernos Vasco y Navarro a que de inmediato supediten los medios en manos de la sanidad privada a las necesidades de la sanidad publica, adoptando las medidas de intervención necesarias para que el sector privado no especule ni haga negocio con la salud de las personas. Reiteramos nuestro convencimiento en la necesidad de adoptar medidas eficaces de subordinación y “supeditación de toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad” al interés general conforme establece el articulo 128 de la CE, y defendemos que tan pronto concluya la actual crisis sanitaria se adopten medidas contundentes para hacerlo realidad.

Por ello, proponemos:

* Socializar todos los recursos sanitarios de la Sanidad Privada de Euskadi y Navarra para prevenir la situación de necesidad de camas, medios y personal.

  • En los casos en que sea necesario derivar pacientes a la privada, se haga sin ningún pago de las arcas públicas a ésta. 

  • Reforzar plantillas y mejorar las condiciones del personal sanitario y no sanitario de hospitales, etc., garante fundamental por su capacidad y su profesionalidad, sobradamente demostradas, para afrontar la crisis con éxito. 

  • Solicitar refuerzo urgente del personal del 112 ante la saturación actual y el previsible colapso de este servicio. 

*Garantizar y reforzar la ayuda a domicilio para las personas que lo necesitan garantizando las medidas de seguridad y salud para las y los trabajadores.

 

3º.- Sobre las consecuencias económicas y sociales de la pandemia, apoyamos las medidas adoptadas por el Gobierno del Estado para proteger social y económicamente a nuestro pueblo, especialmente a los sectores mas desfavorecidos que se van a ver mas duramente afectados por la emergencia económica generada. Valoramos positivamente las medidas adoptadas por el gobierno de España para reforzar el sistema sanitario público y apoyar a las Comunidades Autónomas en la gestión del mismo. De gran importancia son las medidas de apoyo a las familias y a las personas trabajadoras, en especial el refuerzo de las becas de comedores infantiles en los casos de cierre de colegios, o el acceso a la Incapacidad Temporal asimilada a baja laboral a quienes hayan de permanecer en cuarentena o ya se hayan contagiado por el virus. También apoyamos las medidas de protección y solidaridad con las pequeñas y medianas empresas y con los trabajadores y trabajadoras autónomas, con el fin de mantener el máximo de la actividad productiva y preservar los puestos de trabajo. El PCE-EPK trabajará para que todas las personas trabajadoras afectadas por ERES o por ERTES reciban las necesarias prestaciones económicas para sustituir las perdidas o disminuciones salariales hasta que puedan recuperar plenamente  su puesto de trabajo.

El peso de esta crisis está recayendo como siempre sobre los y las trabajadoras, que se ven obligadas a modificar sus vacaciones o solicitar permisos no retribuidos, entre otras medidas, siendo las mujeres trabajadoras, de nuevo, las más afectadas.

Por ello, proponemos:

  • A los Gobiernos Vasco y Navarro que tome las medidas necesarias, negociadas con los agentes sociales, para que no seamos los y las trabajadoras las únicas personas sobre las que recaiga el peso de un problema de Salud Pública que afecta a toda la sociedad. 

  • Reforzar la labor de Inspección de Trabajo para evitar actuaciones empresariales que traten de aprovechar la coyuntura para aumentar su beneficio por la vía del ERTE y ERE, a pesar de que sus ingresos sean los mismos.

*Establecer medidas que refuerzcen las aprobadas por el Gobierno de España para proteger a las y los trabajadores. Garantizando que las personas trabajadoras que deban faltar al trabajo por tener menores o mayores a su cargo (ante el cierre de centros educativos y de mayores) no sufran represalias laborales de ningún tipo ni se ponga en riesgo su puesto de trabajo

 

4º.-  Una crisis de salud pública es, por definición, poblacional y exige una responsabilidad social y compartida para hacerle frente. Como sabemos, la presión de cuidados recae especialmente sobre las mujeres, que estos días verán aumentada su carga de trabajo, así como las tensiones provocadas por la exigencia de la doble presencia:  en casa, atendiendo cuidados, y en el empleo, donde deberán rendir como si no cuidaran. Son precisamente las familias con peores condiciones laborales y sociales quienes mayores dificultades tendrán para atender a sus hijas e hijos y cumplir con las cargas de cuidados.

El cierre de centros escolares es una medida acertada pero que debe ir acompañada de una estrategia social que garantice el bienestar de los menores y la corresponsabilidad social en torno a los cuidados.

 

Por ello, proponemos:

  • Que los poderes públicos asuman su deber de cuidado y faciliten permisos retribuidos para garantizarlo. 

  • Se debe extender a todos los y las trabajadoras el derecho reconocido a los empleados públicos para que las ausencias en el trabajo por este tema sean consideradas causas de fuerza mayor. 

  • Que los poderes públicos tienen la obligación de garantizar la alimentación diaria adecuada de la población vulnerable.

  • La gestión de esta crisis no puede abordarse desde planteamientos neoliberales que priman los intereses individuales por encima de los comunes. 

 

5º.-  El PCE-EPK, organización siempre al servicio de la clase trabajadora, ponemos nuestros recursos organizativos, nuestra militancia y nuestras sedes a disposición de las Autoridades sanitarias y sociales, así como de las organizaciones sociales que atienden a la población en situación de vulnerabilidad o desprotección social, de acuerdo con las consideraciones de índole político que se establezcan por los comités locales correspondientes. Ofrecemos toda la colaboración posible al personal y autoridades sanitarias y de protección civil para ayudarles a cumplir debidamente su tarea en caso de que fuera necesario. Es una oportunidad de demostrar ejemplos de solidaridad frente al modelo individualista de respuesta que nos intentan imponer

 

6º.- Valoramos positivamente que los Gobiernos tanto central como autonómicos en Euskadi y navarra establezcan una previsión de las medidas que se tomarían en caso de prolongarse la emergencia sanitaria, medidas como la limitación del transporte público o el cierre parcial o total de determinadas áreas geográficas, como se ha hecho con antelación y buenos resultados en los países que han sufrido o están sufriendo con mayor intensidad la actual pandemia. Apoyamos todas las medidas que pretendan frenar la propagación del virus para evitar el colapso del sistema sanitario y el dañino impacto económico y social de una pandemia.

 

7º.- Rechazamos las propuestas oportunistas de los sectores neoliberales y de la derecha, que no han perdido tiempo en solicitar una bajada de impuestos, obviando que en Euskadi y Navarra el sistema fiscal es progresivo respecto a los ingresos percibidos por rendimientos del trabajo, empresariales o del capital, lo que supone que la cuantía del pago de impuestos depende de la cuantía de los ingresos o beneficios. La solidaridad obliga a que tanto la CAV como la CFN incrementen la capacidad de recaudación en estos momentos entre los sectores económicamente mas poderos y con más capacidad económica. Las consecuencias de esta crisis no pueden recaer sobre las clases trabajadoras. Hacemos un llamamiento las fuerzas políticas de los Gobiernos Vasco y Navarro a que actúen con responsabilidad anteponiendo el interés general y colectivo a los intereses particulares, implementando políticas económicas que deben ser expansivas al máximo a la vista de la emergencia económica y social que atravesamos.

Autor entrada: Admin