Militantes históricos del PCE-EPK se querellan por crímines del franquismo en el marco de las querellas que varios Ayuntamientos de Euskadi realizarán este viernes.

Militantes históricos del Partido Comunista se querellan mañana como víctimas del franquismo en el marco de las querellas por crímenes del franquismo que diferentes Ayuntamientos van a realizar mañana en los tribunales. Entre ellos el militante comunista más veterano en la actualidad, Eulogio Diez de 93 años quién tuvo que exiliarse en la URSS, siendo encarcelado tras su regreso a Bergara.

 

En los próximos días varios Ayuntamientos de Euskadi registrarán querellas criminales contra el franquismo por crímenes y violaciones de derechos humanos siguiendo la senda de las ya presentadas anteriormente. En este caso se trata de los Ayuntamientos de Bergara y Eibar.  Se trata de 17 víctimas en 12 querellas, puesto que una de las  querellas enmarca a 6 fusilados en el barrio rural bergares de Ubera.

Entre los querellantes ante los juzgados se encuentran varios de los militantes comunistas que sufrieron persecución, torturas y violaciones de derechos humanos, políticos y sociales por su condición de afiliados al Partido Comunista de Euskadi-EPK. Este es el caso de Eulogio Díez y Evaristo Albeniz, represaliados por su condición de miiltantes del PCE, víctimas de detención y torturas. La detención de Evaristo se dio también por su condición de sindicalista de CCOO.

Se da la circunstancia de que el querellante Eulogio Diez, es en la actualidad el militante comunista más veterano de Euskadi, quien a sus 93 años sigue militando en el núcleo comunista de Bergara y participando en la actividad política de su organización así como en Ezker Anitza-IU.

Eulogio Diez tuvo que salir de Euskadi por el puerto de Bilbao siendo apenas un niño cuando las tropas golpistas avanzaban tomando duras represalias contra los prisioneros republicanos y contra quienes tuvieran filiación política no adepta a los propios franquistas sublevados en armas. Su destino junto a otros menores fue la Unión Soviética donde en sus propias palabras les recibieron “con los brazos abiertos, con mucho cariño y mucha generosidad, con un trato estupendo y asegurandose las autoridades de que no nos faltase de nada”.

Lamentablemente a los pocos años, Eulogio tuvo que vivir otra guerra cuando las tropas nazis invadieron la URSS, a pesar de lo cual asegura que “el trato siguió siendo el mismo pero había dificultades serías, para toda la población y tambíen lógicamente para nosotros”.

A su vuelta a Euskadi en el año 1956 sufrió la represión política y fue encarcelado por las autoridades franquistas en la carcel de Larrinaga en Bilbao en unas “lamentables condiciones a pesar del trabajo que haciamos los camaradas del PCE para mejorar las condiciones de vida de los presos”. Aunque una de las partes más duras era la de conocer la situación en la que se encontraba la familia fuera de la carcel al ser señalados como “los rojos”. La mujer de Eulogio, Marina Timofeva a la que conoció en su exilio soviético no lo tuvo nada facil en Bergara en aquellos años, de la misma manera que su hijo Andrés Diez que nos cuenta que los primeros recuerdos que tiene de su padre son de las visitas en la carcel. Andrés Diez es actualmente miembro del Comité Central del PCE y de la dirección del Partido Comunista de Euskadi-EPK y se encuentra también entre los querellantes contra el franquismo en la querella que mañana se registrará en el juzgado de Bergara.

Eulogio Diez, Marina Timofeva y Andrés Diez.

Autor entrada: PCE-EPK