El Partido Comunista de Euskadi-EPK y Gazte Komunistak denuncian la muerte de un repartidor de pizzas de 24 años tras un accidente

Este lunes ha muerto un joven repartidor de pizzas por las heridas padecidas tras el accidente de tráfico que sufrió durante un reparto el 30 de diciembre en Gorliz, Bizkaia. El trabajador tenía 24 años y trabajaba en la Pizzería Mec Mec de Sopela.

El Partido y la Juventud Comunista apuntan a que esta muerte es debido a la precarización de las condiciones laborales, derivadas de las últimas de las dos últimas reformas laborales del PP y PSOE, y la presión a las que son sometidas las trabajadoras, especialmente las jóvenes. “Bajo el pretexto de trabajo temporales o estivales para pagar los estudios o sacar algo de dinero, los empresarios aprovechan estas situaciones para someter a situaciones de auténtica explotación a las trabajadoras más jóvenes”.

Además, denuncian que esta muerte se podría haber evitado si las instituciones destinaran los recursos adecuados y elaboraran auténticas políticas de prevención laboral. “Las reformas laborales dificultan la prevención situando a las trabajadoras y trabajadores en una total indefensión a la hora de exigir medidas que eviten este tipo de accidentes en los centros de trabajo”.

El Secretario General del PCE-EPK, y parlamentario vasco de Ezker Anitza-IU en el grupo de la coalición Elkarrekin Podemos, ha expresado sus condolencias a los familiares y amigos de la víctima y ha manifestado que “además de revertir las contrareformas laborales del PP y PSOE en el Congreso, es necesario realizar una auténtica política de prevención en Euskdadi dando una prioridad absoluta a la inspección de trabajo, cuestión en la que incidiremos en el Parlamento Vasco”.

El PCE-EPK y Gazte Komunistak muestra su solidaridad a las familias y compañeros del trabajador y llama a secundar la concentración que tendrá lugar el viernes a las 12:30 ante la central de la empresa (c/ enrique urrutikeotxea 3, Gorliz) para denunciar los hechos.