El PCE-EPK exige a los Gobiernos medidas excepcionales para garantizar la protección de los y las trabajadoras, y de los sectores sociales más vulnerables de la sociedad.

El Partido Comunista cree que se debe reforzar el control sobre las empresas para garantizar la salud y los derechos de las y los trabajadores. Se debe garantizar en primer lugar la salud en los centros de trabajo abiertos y supervisar las decisiones tomadas por las empresas para garantizar que no vulneren los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

El PCE-EPK ha expuesto que hoy lunes 16 de marzo nos encontramos ante el primer día laborable tras la declaración del Estado de Alarma por parte del Gobierno de España a consecuencia de la expansión de la epidemia de COVID-19, y que van a ser muchas las incógnitas que se van a cernir sobre el conjunto de trabajadores y trabajadoras y de los sectores sociales más vulnerables de nuestro país. “Ante esta situación inédita, los Gobiernos tienen que tomar cuantas medidas excepcionales  sean necesarias para garantizar la protección socio-laboral de las y los trabajadores”, han indicado.

En este sentido el PCE-EPK pide a los Gobiernos tanto Vasco como Navarro a que refuercen el control de la actividad en las empresas a través de Inspección de trabajo, Osalan y Osasunbidea, utilizando la colaboración de las respectivas polícías autonómicas y otros cuerpos de seguridad, en coordinación directa con las centrales sindicales.

Se debe garantizar en primer lugar la salud de las y los trabajadores, cerrando aquellos centros de trabajo no indispensables en los que la salud de las y los trabajadores no esté garantizada. Así mismo se debe vigilar y supervisar las decisiones tomadas por las empresas para garantizar que no vulneren los derechos de los trabajadores y trabajadoras, especialmente pero no solamente en los casos de ERE´s y ERTE´s, sino en todas las decisiones que las empresas estén tomando como consecuencia de la crisis sanitaria y el estado de Alarma.

La organización comunista ha señalado que ante la avalancha de expedientes de regulación de empleo que se presupone que vamos a vivir durante las próximas horas, es preciso que las autoridades laborales garanticen la continuidad y la calidad del empleo tras la superación del Estado de Alarma, así como la protección socio-laboral de los y las trabajadoras, autónomos, cooperativistas, y pequeños empresarios afectados. “No se debe permitir utilizar esta crisis sanitaria como excusa para destruir o reducir la calidad del empleo actual”, han indicado.

De igual manera, el PCE-EPK ha afirmado que es fundamental adoptar medidas efectivas para garantizar el mínimo efecto posible de esta crisis a los sectores sociales más vulnerables de la sociedad. “Como país tenemos el reto y el deber de que los sectores sociales más vulnerables de nuestra sociedad; mayores, personas en desempleo, y población migrante o excluida; no se queden atrás”, han indicado. 

Por último, la organización Navarra del Partido Comunista de España (PCE) ha hecho un llamamiento solidario a la responsabilidad individual y colectiva de la población, y ha puesto sus recursos políticos y organizativos a disposición de las autoridades sanitarias y sociales, de acuerdo con las prevenciones y normas establecidas en el artículo 7 del Decreto de Estado de Alarma. “En un momento crucial como este, mostramos nuestro total agradecimiento y reconocimiento a los y las trabajadoras de los servicios sanitarios, de los servicios de emergencia y protección civil, y del comercio y servicios de primera necesidad que están velando por la protección y el interés colectivo de la población. Solo el pueblo salva al pueblo”, han indicado.         

Autor entrada: Admin