El movimiento por las pensiones públicas dignas se moviliza en Gasteiz y traslada sus reivindicaciones a los grupos políticos vascos.

El movimiento de pensionistas ha celebrado en Vitoria-Gasteiz una manifestación en defensa del Sistema Público de Pensiones que ha culminado frente al Parlamento Vasco. Una docena de asociaciones de pensionistas de Euskadi han reclamado al Parlamento Vasco que remita una iniciativa legislativa al Congreso de los Diputados para que este fije la cuantía mínima de las pensiones en 1.080 euros.han entregado un escrito en el Parlamento Vasco, en el que piden la colaboración de la Cámara para garantizar la «dignidad» de las pensiones.

El texto, dirigido a la presidenta del Legislativo autonómico, Bakartxo Tejeria, pide que los grupos de la Cámara aprueben una proposición de ley con diversas medidas para garantizar el mantenimiento de vida de los pensionistas. Dado que la regulación de las pensiones es de competencia estatal, estas asociaciones solicitan al Parlamento Vasco que, una vez aprobado el proyecto, lo remitan al Congreso de los Diputados, con el fin de que sea este el que proceda -en su caso_a la aprobación definitiva de la reforma legal.

Este procedimiento está contemplado por el artículo 87.2 de la Constitución y por el artículo 124 del reglamento del Congreso, que regulan el sistema por el cual los parlamentos autonómicos pueden elevar proposiciones legislativas ante las Cortes Generales.

REVALORIZACIÓN

El objetivo de los colectivos firmantes del escrito registrado este jueves en el Parlamento es que en el proyecto de ley que la Cámara pueda elevar al Congreso se incluya la revalorización de las pensiones de acuerdo, al menos, al IPC real.
Además, se solicita que, de acuerdo a las recomendaciones de la Carta Social Europea, la cuantía de la pensión mínima se sitúe en el 60% del salario mínimo, motivo por el que plantean que esa cantidad se sitúe en 1.080 euros. Por otra parte, solicitan que se deroguen los aspectos «regresivos» de las reformas del sistema de pensiones aprobadas en 2011 y 2013.
Estas asociaciones, que consideran que la aprobación de una ley de estas características no requeriría de una reforma de la Constitución, esperan reunirse a partir de enero con los grupos del Parlamento Vasco para recabar su apoyo y empezar a trabajar en la elaboración del proyecto.

Autor entrada: PCE-EPK