Elkarrekin Podemos denuncia el escaso peso social de los presupuestos 2019, necesario para un acuerdo

El grupo parlamentario de Elkarrekin Podemos (Podemos / Ezker Anitza-IU / Equo-Berdeak) ha señalado que los presupuestos vascos se reducen cada año en proporción al crecimiento del PIB de Euskadi suponiendo actualmente solo un 14% del mismo. “Esto significa que cada vez es menor la capacidad del presupuesto vasco de mejorar las condiciones de trabajo y vida de la ciudadanía vasca”, ha indicado Julen Bollain. Este hecho significa que los presupuestos vascos tienen menor influencia en la mejora del empleo, la industria, las prestaciones sociales y, por tanto, en combatir las actuales desigualdades en la distribución de la riqueza, la precariedad laboral, el riesgo de pobreza y las desigualdades de género.

Además, Elkarrekin Podemos ha destacado que el PNV y el PSE renuncian a hacer una reforma fiscal progresiva incremente los ingresos estructurales, apostando por la reforma fiscal regresiva a las grandes empresas pactada con el PP en 2017, que impide incrementar el gasto social. “Una reforma fiscal expansiva permitiría superar el límite del crecimiento del gasto del 2’7% que nos impone la regla de gasto aprobado con los votos del PNV en Madrid y por ello, nuestra propuesta, asociada a una reforma fiscal, permitiría incrementar el gasto lo necesario para mejorar las políticas dirigidas a trabajadores, trabajadoras y ciudadanía”, ha recalcado Bollain. En políticas educativas, para Elkarrekin Podemos los presupuestos demuestran una vez más cómo el Gobierno Vasco no apuesta por la educación pública como el eje central del sistema educativo, sino que elige seguir fortaleciendo y expandiendo los conciertos educativos.

“Desde nuestro grupo luchamos porque Euskadi disfrute de un sistema educativo equitativo, que asegure la igualdad de oportunidades y la cohesión social, y eso sólo es posible fortaleciendo y priorizando la educación pública, y no destinando dinero público a la educación privada” ha subrayado el parlamentario de Elkarrekin Podemos. En lo relativo a políticas sociales, la coalición ha considerado que sus medidas son pura propaganda que no revierte en el bienestar del conjunto de la ciudadanía vasca.

“Seguimos sin resolver la reforma de Lanbide o de la RGI. Hablan de inclusión pero luego solo proponen medidas orientadas que benefician a pocas personas y que engrosa el empleo precario, con una visión preocupantemente utilitarista de los seres humanos”, ha señalado Bollain. Elkarrekin Podemos considera también que el presupuesto del departamento de Desarrollo Económico para el año 2019 no va a servir para revertir la ralentización que ya se aprecia en la economía vasca. “Lo peor que puede tener un presupuesto dirigido a incentivar el desarrollo económico es que resulte irrelevante para ese objetivo, como en este caso” ha declarado Bollain. Desde la coalición de izquierdas vasca se denuncia que la economía vasca sigue su propio camino, este presupuesto multimillonario sólo va a servir para alimentar las pérdidas millonarias de entidades que suponen verdaderos agujeros negros de la Administración vasca, como SPRILUR, la Sociedad Vasca de Hidrocarburos o la Estrategia Logística de Euskadi. “Este presupuesto no deja claro cómo se va a ayudar a las empresas en dificultades como La Naval, ni tampoco se concretan los términos del varias veces anunciado fondo de 250millones de euros dirigido al arraigo de empresas en Euskadi, ha señalado Bollain añadiendo que “apenas se recogen 12 millones para desarrollar el ya famoso plan de choque para las comarcas vascas más desfavorecidas.”

En relación a vivienda, se observan varios puntos críticos a tener en cuenta. En primer lugar, el escaso análisis de género que se hace desde el departamento a los planes que lleva a cabo, sin tener en consideración que la vivienda es clave para promover la igualdad, para la autonomía de las mujeres o la protección de ellas y sus hijas e hijos cuando salen de procesos de violencia machista. En segundo lugar, hay una escasa propuesta por el alquiler asequible, sin movilización de la vivienda vacía o intervención en el mercado privado de la vivienda. En tercer lugar, el Gobierno Vasco renuncia un año más a garantizar plenamente el derecho subjetivo a la vivienda; y el último elemento que reseña Bollain es “la ausencia de medidas de calado frente a los 1196 desahucios que hubo el año pasado en la CAV”.

Por último, en lo que respecta a medio ambiente, Elkarrekin Podemos considera incomprensible que las partidas para obras hidráulicas, abastecimiento o saneamiento del agua se mantengan en términos semejantes al año anterior, a pesar del déficit acumulado que tienen estas inversiones en nuestra Comunidad. Eso, en un presupuesto expansivo como el de 2019, significa que el peso relativo de las políticas medioambientales para este Gobierno sigue siendo insignificante.

Autor entrada: PCE-EPK